viernes, 5 de mayo de 2017

VII MEDIO MARATON DE GIJÓN

Mi objetivo, ¿Lo alcanzaría?
Gran fin de semana el que viví la pasada semana, con mi viaje al VII MEDIO MARATON DE GIJON, en el Principado de Asturias. Si al principio de la temporada, tras mi reincorporación después del accidente que me tuvo en el dique seco casi cien días, alguien me dijera que iba a alcanzar a terminar cinco medios maratones en la temporada, amén de varias carreras, y que lo iba a hacer con tan buenas sensaciones, lo hubiese firmado con los ojos cerrados.
Ha habido muchos días, muchas horas, de enfrentarme a mis miedos, a mis temores, luchar por ir mejorando poco a poco, buscando los huecos que apenas tenía para poder seguir entrenando, y ver que, poco a poco, los frutos se obtenían.
Tras hacer mi primera prueba de medio maratón, allá por el mes de octubre, en Monfragüe, con muchos temores, hasta ésta de Gijón, ha habido momentos importantes, en los que me ido creyendo que podría conseguir lo que ahora alcancé.
El realizar dos San Silvestres el mismo día, por la mañana en Jaraiz, por la tarde en Talavera, encerraba más que una aventura, era una apuesta, por saber ser capaz de afrontar dos retos con apenas descanso y con bastante intensidad, superándolos con aprobado alto, lo que me dio más alas para seguir hacia delante.
Después vinieron Los Barruecos, Plasencia, momento en que ví que todo era posible, con mi primera importante mejora en el crono, Mérida, Cáceres y hasta la carrera de Gijón. En todo esto, en el medio, también está la figura de Juanfran, amigo, compañero, que embarcado en un estudio para su carrera universitaria, pidió el apoyo de corredores populares que fuésemos capaces de ponernos en sus manos, con el objetivo de calibrar la mejora, tras someternos a sus entrenamientos. Yo me apunté a esa aventura, y me encontré realizando unos entrenamientos, exigentes, duros para mí, en el que se dio más importancia a los ritmos altos, a las series, a los cambios de ritmo, que a la distancia, y, sin darme cuenta, me llevaron a lo alcanzado este fin de semana. Mi objetivo marcado para esta carrera, bajar de 1:31:00.

jueves, 27 de abril de 2017

IV CROSS URBANO SUBIDA AL CUBO

Con los compañeros, antes de empezar la carrera
El domingo día 23 de abril, cuando más de treinta mil corredores se habían concentrado en Madrid, cuatro de nosotros nos desplazamos hasta Coria, para participar bien en la novena edición de su Medio Maratón, bien en la cuarta edición de su Cross Urbano, una carrera de diez kilómetros. Iba a asistir con nosotros el compañero Neroy, pero al final no pudo venir, porque es árbitro de fútbol, y el viernes, en un partido en Jaraiz, un cafre del equipo visitante, vestido de deportista, le agredió, produciéndole daños cervicales, que le obligaron a guardar reposo. Desde aquí, darle todo mi apoyo y las fuerzas necesarias para que siga adelante con su pasión del arbitraje y su ilusión por el atletismo popular.
Cierto es que la participación en esta carrera fue bastante baja, y lo viene siendo desde que se ha decidido organizar el mismo día que el Maratón más importante de España, el de Madrid, al que acuden muchos corredores, bastantes que seguramente irían a Coria se fuese otra fecha. No estaría mal que los organizadores pensaran en buscar otra ubicación en el calendario.
Primeros metros de la carrera
Hasta allí nos desplazamos, pues, Ana Ruiz, Sandra Fernández y yo, desde Navalmoral, y nos esperaba en la ciudad del Alagón, el amigo Juan Carlos Alonso, que venía desde Cáceres. Sandra y yo nos íbamos a pelear con los diez kilómetros, mientras que Ana y Juan Carlos lo harían con la carrera original, el Medio Maratón. Era una mañana bastante fresca, al principio, pero que según iba avanzando, el termómetro iba subiendo su gradación, y a eso de las once, lo que menos apetecía era correr, pero ya estábamos allí, y había que hacerlo.
Las dos carreras tienen un denominador común, y que hace característica a esta carrera, la subida al Cubo, cuesta de unos cuatrocientos metros, que, desde el Puente Romano, rodea la Catedral de Coria, empedrada, que se hace dura por momentos, y que se torna más complicada aún porque está situada a falta de dos kilómetros escasos para la meta, es decir, cuando las fuerzas ya están agotándose.
Pero vamos con la narración de la prueba que yo realicé. La semana había sido algo irregular en los entrenamientos, influida por un cierto cansancio y la subida de temperaturas que había tenido lugar, lo que me condiciona bastante, porque el calor y yo no somos buenos compañeros de entrenamiento, y así los entrenamientos largos me costaba hacerlos. Sin embargo, los de series los saqué bastante bien.

viernes, 14 de abril de 2017

VII CROSS CAMINO DE LA ERMITA DE LA DEHESA

Con los compañeros del Club, antes del comienzo
Después del Medio Maratón de Cáceres, después de realizar el test tras los entrenamientos planificados, que debían decirme, y me dijeron, que había mejorado mis prestaciones, gracias al amigo Juanfran, venía la cita ineludible del CROSS POPULAR CAMINO DE LA ERMITA DE LA DEHESA (¡joder, que nombre más largo!), que se realiza en Jaraiz de la Vera, desde hace ya siete ediciones.
Ineludible porque lo organizan los amigos del C.D. Lanchacabrera, de Jaraiz, excelentes personas y que, además, saben llevar a cabo de forma sobresaliente este evento.
Desde que conocí la prueba, en su segunda edición, allá por el año 2012, solo he faltado en una ocasión, aparte de la del año pasado, al encontrarme aún convaleciente de mi fractura de húmero.
Y para este año hice propaganda entre los compañeros de mi club, Navalmaraton, y así nos llegamos a juntar en esta prueba un total de ocho corredores, en una carrera que batía records de inscripción. Por cierto, que mis compañeros han vuelto gratamente sorprendidos del evento.
Primer kilómetro, selfie de Kini Carrasco
Es cierto que ha habido fallos, lógicos, pero lo importante es que se han reconocido y se han pedido disculpas por los mismos. Eso es lo importante, eso es de gente seria y honesta. Reaccionar con críticas a las críticas es de soberbios. Esta es la diferencia entre la ilusión por llevar a cabo un evento y el buscar organizar con fines puramente mercantilistas. Pero estas cosas se dicen sabiendo, como sé, que organizar un evento es siempre muy complicado, y que dificultades, dudas y errores siempre habrá.
Desde hace tres años la carrera ha ampliado su distancia de los iniciales ocho mil metros a los diez que se llevan a cabo en la actualidad. Un recorrido que tiene de todo, rápido por momentos, un tramo de unos dos kilómetros de puro trail, al atravesar la finca Pasil, y después el impresionante camino de la Ermita por el que se puede correr todo lo que se quiera.

sábado, 8 de abril de 2017

XI MEDIO MARATON DE CÁCERES

C.D. Navalmaraton, tras recoger los dorsales

El pasado domingo día 2 de abril, acudí a disputar la XI edición del Medio Maratón de Cáceres, prueba en la que he participado en tres ocasiones. Esta es una prueba, que a pesar de llevar once ediciones, siempre ha presentado fallos organizativos, que son fácilmente mejorables. Yo no voy a criticar jamás un circuito, ya que entiendo que no se hace el que se quiere en muchas ocasiones, sino el que te dejan; se podrá dar más o menos en la meta, pero lo que no tiene sentido, en esta ocasión, es que para dar más de mil dorsales hubiera solo una mesa. No tiene sentido, y tampoco me vale que digan que desde el viernes los estaban dando en Cáceres, porque la mayoría de los corredores venimos de fuera de la ciudad, y sería ridículo, para mí, ir un día, meterme 240 km entre pecho y espalda, para recoger un dorsal que lo ponen a tu disposición el domingo. Y al final, un detalle, el avituallamiento se daba en dos stands, alejados el uno del otro, y no había una bolsa para recoger todos los productos. Fallos importantes, soluciones fáciles. 
Dicho esto, vamos al relato de mi participación en esta prueba.
La mañana se vestía de calor, y aunque a las 8’30 horas, hora de salida para la ciudad monumental hacía fresco, ya apuntaba maneras. Allí, en la Fuente del Poblado, lugar tradicional de quedada, nos juntamos la mayoría de los dieciséis navalmaratonianos que íbamos a ir para allá. Faltaba un habitual, Antonio, el Presidente, y es que su padre, D. Emilio, se encontraba muy enfermo, y apenas le quedaban horas de vida. Momento duro, sin duda alguna.
Importante esta fecha en la historia del club, porque hasta un total de siete mujeres iban a representar al colectivo en Cáceres, en alguna de las tres pruebas convocadas. Una gran noticia sin duda. Y las que faltan por venir.
Las chicas de nuestro club, nuestro tesoro
Siempre que uno sale fuera le asaltan las dudas al llegar al lugar, si se va a poder aparcar bien, si habrá sitio, si se podrá ir por una calle u otra, pero llegamos bien, y aparcamos mejor, a escasos doscientos metros de la zona de salida. Y de allí nos dirigimos al kiosco de la música del Paseo de Cánovas, y aquí empezó la penitencia, más de media hora para recoger un dorsal, con una fila que se hacía más y más larga por momentos. Al final, y con algo más de media hora para empezar pudimos coger nuestro número identificativo, y de ahí marchamos para un bar, unos a tomar un café, otros un zumo, pero todos buscando la forma de aliviar nuestros cuerpos de cara a la carrera.
Tras terminar todos los trámites previos, colocación de dorsal, vaselinas, geles y demás liturgias, nos fuimos para la zona de salida, y aquí ya, cada uno a su aire, a calentar, a estirar, y a ir aprestándonos para colocarnos en la zona de salida, situada en el Paseo de Cánovas. Va llegando la hora, y cada vez más y más gente congregada alrededor del arco de salida. Y es que allí estábamos los que íbamos a hacer el Medio Maratón, y los que iban a hacer la prueba de 10 km, una vuelta al circuito, y aquellos que iban a participar en el relevo, que también eran 10 km. En otras ediciones, los del diez mil salían un poco antes, quizás eso sea mejor.

domingo, 12 de marzo de 2017

XI MEDIO MARATON DE MÉRIDA

Con los dorsales en la mano
Mérida, siempre está ahí. Es una prueba de Medio Maratón que no deja indiferente a nadie. Es un recorrido que transita por los principales monumentos y lugares de la antigua Emérita Augusta, aderezado por un trazado por momentos exigente, con buenas subidas y alguna que otra bajada.
Y hasta allí, después de cuatro años sin asistir, volví a inscribirme para participar en la misma. Deseaba volver a enfrentarme a la subida de la televisión, a la subida del Angliru, a pasar por el Circo romano, a correr por debajo del Acueducto de los Milagros. Es una prueba en la que he conocido el éxito personal, he mascado el amargor de la derrota, he participado con la mochila de la desgana, y he sufrido por no poder participar hasta en dos ocasiones, así que era el momento de volver a esta ciudad, en su undécima edición, para completar mi séptima participación.
Y al final, poco a poco, a través del grupo del club, nos fuimos animando unos a otros y nos apuntamos hasta un total de diecisiete corredores del colectivo, entre ellos Ana Ruiz, que debutaba en la distancia. Bonito el lugar, exigente el recorrido.
La mañana dominical vestía de nubes y algunas gotas se dejaban notar en el trayecto hasta la antigua Mérida. Y tras parar a tomar un café, u otros mejunjes en San Pedro de Mérida, en el Juan Porro, lugar de costumbre para los que acudimos a Mérida, nos fuimos para la capital extremeña. Tras un par de vueltas, conseguimos llegar a los alrededores del Pabellón “Guadiana”, lugar donde se recogían los dorsales, a cien metros de la línea de salida, en la Avenida de la Libertad. 

sábado, 11 de febrero de 2017

V MEDIO MARATON DE PLASENCIA

Con los compañeros de Navalmaraton, antes de empezar
Después de la carrera de Malpartida de Cáceres, en la que acabé con muy buenas sensaciones, y tras dos semanas de muy buenos entrenamientos, tocaba afrontar el V MEDIO MARATON CIUDAD DE PLASENCIA, uno de los que más participación congrega en la región, con más de seiscientos inscritos en esta ocasión. Anunciaban un nuevo recorrido, que debía ser más llano que en las anteriores ediciones.
Pero el principal problema que encerraba esta carrera eran las previsiones meteorológicas, que hablaban de viento y agua para el fin de semana, es decir la mezcla perfecta. Luego, con el paso de los días, las previsiones hablaban de poco agua, pero seguía manteniendo el aire fuerte. Con todas estas dudas e incertidumbres iban pasando los días, y los entrenamientos, casi todos por asfalto en la última semana, debido a las lluvias caídas.
El domingo por la mañana, al levantarme, estaba cayendo un fuerte chaparrón sobre mi pueblo, mal empezaba la cosa. Tras desayunar y vestirme, cojo el coche para ir al lugar de encuentro de los corredores del Club que vamos a ir a la carrera, y que en número de una quincena nos vamos a encontrar allí. El aire es muy fuerte y, normalmente, en Plasencia éste siempre es más fuerte. Lo que menos me gusta, el aire para correr.

domingo, 29 de enero de 2017

VI MEDIO MARATON LOS BARRUECOS

En pleno esfuerzo
Ya ha pasado una semana desde que crucé la meta de la VI EDICION DEL MEDIO MARATON DE LOS BARRUECOS, que se celebró en Malpartida de Cáceres, el pasado día 22 de enero de 2017.
Pero es que ponerme en los días de diario a hacer la crónica, con tantas historias y obligaciones, es muy complicado, así que en este domingo plomizo, nublado, algo lloviznoso, es cuando me puedo dedicar a plasmar las sensaciones, las emociones, los momentos de zozobra, que se viven en una carrera de veintiún kilómetros (y noventa y siete metros). Así que vamos al lío.
La mañana se presentó con una helada del doce, todos los coches con una capa de hielo que echaba para atrás el intento de salir a la calle, pero lo que nos ocurre a los corredores, no les ocurre a mucha gente, salimos haga el tiempo que haga. Hoy, sin ir más lejos, he estado entrenando dieciocho kilómetros bajo el agua.
Salgo para el punto de encuentro de los corredores del C.D. Navalmaraton, la Fuente del Poblado, donde desde siempre hemos quedado para entrenamientos y salidas a carreras. Al menos, la mañana viste soleada, aunque muy fría, y es que el termómetro de los coches, marca dos graditos, muy poco la verdad.
Iniciamos un viaje, que sin incidencias de ningún tipo nos lleva hasta Malpartida de Cáceres, mi pueblo materno, donde en su paraje, increíble, de Los Barruecos, se llevará a cabo esta prueba. Prueba en la que corrí en su primera edición, allá por el año 2012, y que significó mi prueba de Medio Maratón número 50. Prueba que me dejó con resultado agridulce, dulce por ese número, amargo, por cómo se desarrolló la prueba. Hoy era el momento de revertir la situación.
Hay que decir que nos personamos en la localidad, un total de catorce corredores del club, para disputar la prueba, bien la de medio maratón, como es mi caso y siete compañeros más, que son dos vueltas al circuito diseñado por la organización, y la carrera de diez kilómetros y medio, o lo que es lo mismo, un giro al trazado, que hacen seis más. El amigo Alberto Masa, se hace un entrenamiento de unos seis kilómetros, antes de empezar, porque le toca hacer una tirada de treinta kilómetros de cara al Maratón de Sevilla.